ComunicRetis: de la influencia de las tecnologías de la información en la sociedad

Homero Salazar

Escuela Nacional de Estudios Superiores, Unidad Morelia, UNAM.
homer.926@gmail.com

La obra ComunicRetis pretende incursionar en el territorio de la crítica a las nuevas tecnologías de la información, atacando directamente las críticas que existen a las nuevas formas de comunicación (redes sociales). En este breve ensayo se describe el impacto que tiene esta obra, así como su intención. De igual manera se exponen sus instrucciones de réplica y presenta una semblanza del artista.

Introducción

“… las condiciones de generación de conocimiento y procesamiento de información han sido sustancialmente alteradas por una revolución tecnológica centrada sobre el procesamiento de información, la generación del conocimiento y las tecnologías de la información.” (Castells, 2003)

Manuel Castells, en su texto “La Dimensión Cultural del Internet” expresa en la cita anterior que, previo al nacimiento de las redes sociales como las conocemos ahora, la generación del conocimiento, el procesamiento y transmisión de la información se veían afectadas de gran manera por el surgimiento de las nuevas tecnologías de la informática.

Lo anterior habla directamente de la creación y dispersión del Internet, fenómeno que sigue evolucionando y afectando la manera en que nos interconectamos en nuestros días.

Estos avances tecnológicos en las comunicaciones siempre han tenido detractores, incluso desde la invención de la imprenta, tal es el caso de “Conrad Gessner, un biólogo suizo en el siglo XVI, al que realmente no le gustó la invención de la imprenta porque, en su opinión, conduciría a una sobrecarga de información” (Nowak, 2011) [1]. Se puede hacer una comparación entre esta declaración de Gessner y los comentarios negativos sobre las nuevas tecnologías de la información al momento en el que dicen: “nos estamos dejando de comunicar”, “los jóvenes no saben comunicarse por culpa de las redes sociales”. El hecho es que, en nuestra sociedad, con ayuda de las redes sociales, los individuos estamos manteniendo un mayor grado de comunicación casi instantánea con todo el mundo, y esto, desde un punto de vista personal, es tan beneficioso como la invención de la imprenta.

“Internet, (es la) cultura de la libertad, la interacción y la participación expresada tecnológicamente” (Castells 2003). Castells desde 2003 tenía claro que el internet es una herramienta que podría potencializar de una manera descomunal la comunicación entre los individuos y las sociedades, y desde un punto de vista personal, la manera más saludable de ver al internet es como un catalizador de comunicación, por lo tanto, de ideas.

Al momento de la creación de una idea que es compartida en el internet, se crea un tipo de efervescencia, la cual radica en la agilidad de la información para llegar de persona a persona, esto, aunque un arma de doble filo, ha sido eficazmente explotada en nuestros días como una herramienta de desinformación de los medios de comunicación convencionales.

Descripción de la obra

“Casi todos los artistas emplean herramientas digitales en alguna fase de la producción de sus obras o bien reciben cierta influencia de la cultura que se genera en torno a las mismas.” (Waelder, 2016)

De acuerdo con las ideas de Waelder, para esta obra se pensó solo en el uso de las nuevas tecnologías de la información y redes sociales, utilizándose no solo en una parte del proceso, sino como motor íntegro de la obra. La obra en sí consta de un proyector y un altoparlante en cualquier habitación que permita la utilización de estas dos piezas de equipo.

Homero Fig. 1
Fig 1. Vista del montaje de la obra “ComunicRetis” (ENES Morelia, 2017 ).

En una pantalla se proyectan imágenes de todas las interacciones por redes sociales del artista. La audiencia tiene la información de contacto del artista y se les exhorta a interactuar en tiempo real con él desde sus dispositivos móviles y ver las mismas interacciones en la pantalla en el momento en el que suceden.

El artista, por otra parte, se encuentra aislado en una habitación sin poder interactuar de forma “real” con la audiencia, y solo es capaz de hacer cualquier intercambio por medio de redes sociales.

La idea en general de esta obra es romper todos las críticas que se tienen sobre las redes sociales, tratando de crear una conexión artista-audiencia a pesar de no estar físicamente en el mismo cuarto. Digamos, crear la sensación de que el artista “está ahí”.

“… convivir con dispositivos digitales hace que las obras que emplean esta tecnología no resulten una aberración, sino una expresión del arte de nuestro tiempo.” (Waelder, 2016).

Esta obra, al ser generada, ejecutada y representada por medio de dispositivos tecnológicos de comunicación masiva, se plantea como una materialización de las ideas del nuevo arte digital.

A continuación, un pequeño registro de la presentación de la obra:

Impacto de la obra

Como se ha mencionado antes, la intención de la obra es refutar los comentarios negativos que existen sobre las redes sociales, esto por medio de la comunicación instantánea que puede existir entre dos o más personas que no “existen” en el mismo lugar.

“… las consecuencias individuales y sociales de cualquier medio, es decir, de cualquiera de nuestras extensiones, resultan de la nueva escala que introduce en nuestros asuntos cualquier extensión o tecnología nueva.” (McLuhan, 1996).

De acuerdo con McLuhan, cualquier introducción de un nuevo medio de comunicación resulta en la extensión de nuestras capacidades de comunicación. Esto va completamente de acuerdo a las ideas que la obra busca transmitir.

En las palabras de José Luis Arroyo Robles, egresado de la licenciatura en Arte y Diseño por parte de la UNAM, “la obra me permitió sentir una conexión con el artista, conexión ficticia, si se quiere, pero una conexión a final de cuentas”. Esta conexión de la que habla Arroyo, asistente a la presentación de la obra, es precisamente lo que se busca: quitar al auditorio los estigmas existentes sobre las redes sociales y hacerles ver que, sin emitir un juicio de valor, las detracciones que son populares son falsas y solo se trata de una gran herramienta, la cual todos podemos aprovechar.

“Hoy en día. cuando queremos orientamos en nuestra propia cultura y necesitamos alejarnos de los prejuicios y presiones ejercidos por cualquier forma técnica de la expresión humana, sólo tenemos que visitar una sociedad en la que dicha forma particular no se ha dejado sentir, o un período histórico en el que todavía no se la conocía.” (McLuhan 1996)

Si intentamos el experimento de pensamiento que propone McLuhan, nos encontraremos con que las redes sociales solo han tenido un efecto de incrementar las comunicaciones, esto en todos los sentidos (comercial, personal, etc.), pero de la misma manera que esta nueva forma de comunicarse tiene detractores, también los han tenido todas las nuevas maneras de comunicarse, como se mencionó anteriormente.

A manera de una pequeña conclusión sobre el impacto de la obra, me permito especular que de presentarse a una mayor audiencia por un tiempo más prolongado, el impacto que pretende podría ser completo. Simplemente producir conciencia de que, cuando son usadas de manera responsable, las redes sociales no son “tan malas como las pintan”.

Instrucciones de réplica

En cuanto a equipo técnico solo se necesitan un par de parlantes, un proyector, una pantalla y una computadora. Por medio de la computadora el artista deberá acceder a todas sus redes sociales y transmitirlas de cualquier manera posible al proyector y a los parlantes.

Se le compartirá toda la información de contacto del artista a los asistentes a la obra de cualquier manera posible (una cédula con un código QR es recomendado, pero cualquier medio funciona).

El artista deberá de estar oculto a la audiencia, nunca revelándose a ellos, y se verá obligado a atender todas las interacciones solicitadas en todas sus redes sociales, dejando que la audiencia tenga acceso a toda su información personal en el transcurso de la instalación.

El tiempo sugerido de montaje es de 6 horas, pero se puede hacer tan larga o corta como se desee.


Referencias

Manuel Castells. (2003). La dimensión cultural de internet. Andalucía Educativa, 36. Consultado el 13 de diciembre del 2016.

Peter Nowak. (2011). Boo! A brief history of technology scares. 13 de diciembre del 2017, de McLeans .Sitio web: http://www.macleans.ca/society/technology/boo-a-brief-history-of-technology-scares/

Pau Waelder. (2016). “El mercado del arte en la era del acceso”. Anuario de cultura digital. Consultado el 13 de diciembre del 2017

Marshall McLuhan. (1996). Comprender los medios de comunicación. Barcelona: Paidós. Consultado el 13 de diciembre de 2017.

Notas

[1] Traducción nuestra. Cita original: “Conrad Gessner, a Swiss biologist in the 16th century, really didn’t like the invention of the printing press because, he felt, it would lead to information overload”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s