SONIDOS DE CUICUILCO: recorrido antropo-acústico

por Carolina Buenrostro

La zona de Cuicuilco, “lugar donde se hacen cantos y danzas”1, se encuentra en el sur de la Ciudad de México, en la delegación Tlalpan. Si bien es conocida porque ahí se encuentra una importante zona arqueológica, también lo es porque a un costado de ésta se localiza el centro comercial y cultural, Inbursa-Cuicuilco.

El recorrido sonoro que se realizó en estos lugares respondió a la materia de Antropología del Sonido. Los ejes que guiaron el trabajo fueron: a) la dimensión objetiva del sonido; b) el cuerpo en el espacio–sonido; c) el cuerpo de otros en el espacio-sonido. Específicamente me tocó trabajar los dos primeros ejes, ya que el tercero respondió a preguntas que se hicieron a algunas personas en el lugar.

Para estos dos primeros ejes se realizaron dos ejercicios diferentes: el primero se realizó en la zona ecológica y arqueológica de Cuicuilco, donde nos dispusimos a cerrar los ojos y abrir los oídos a los diferentes niveles sonoros que cohabitan en el lugar. En mi experiencia, primero escuché ruidos de manera continua, revueltos, pero después comencé a identificar algunos de ellos de manera más clara; sin duda, el ruido que más aturdía era el del Periférico, una de las principales arterias viales que cruza la ciudad y pasa a un lado de la zona arqueológica. Este nivel de sonido, a la vez, se integra de muchos otros: los cláxones, el ruido de neumáticos sobre el asfalto, el aire que es desplazado por los automóviles, entre los que pude identificar y que llegan a aturdir a los que ahí se encuentran por el alto volumen que presentan.

Por otra parte, la zona arqueológica presenta también sus propios sonidos, ya que al ser una zona que presenta vegetación, los sonidos no se escuchan de la misma manera. Si bien el ruido exterior puede llegar a predominar en un momento, poniendo atención a otro nivel de sonido encontramos los siguientes elementos: el ruido del viento que roza con las hojas de los árboles, el sonido de los pasos que roza con el pasto, el canto de los pájaros que ahí habitan, los murmullos de las personas que visitan o laboran en la zona arqueológica, el sonido de las actividades que se desarrollan al interior de este recinto. Y tanto en el nivel exterior como dentro de la zona arqueológica, los sonidos se mezclan con silencios:

Después de este ejercicio, en el que nuestro cuerpo fue el receptor del sonido, nos dirigimos a la plaza comercial Cuiculco-Inbursa. Ahí, algunos se enfocarían a seguir escuchando el sonido ambiente, mientras que otros realizarían entrevistas para conocer más sobre el tercer eje de la práctica: el cuerpo de otros en el espacio-sonido.

Por mi parte, me enfoqué en los sonidos que podríamos denominar “internos” de la plaza, sin considerar aquéllos que provenían del exterior del lugar (este aspecto sería trabajado por otro compañero). Tratando de identificar, así, la acústica que se genera en la plaza, y la manera en la que ésta repercute en los sujetos que ahí asisten, las relaciones sociales que en ella se generan, todo esto con el fin de reconocer si algunos de estos sonidos podrían dar identidad a dicho lugar.

De la entrada de la Avenida de los Insurgentes a la plaza comercial, se encuentra un largo camino de estacionamiento para llegar a los locales comerciales. Los sonidos que ahí percibimos tienen que ver mucho con el ruido de los automóviles, aunque sorprendentemente se incorporan otros, como los de un área destinada a unas aves que viven ahí en una gran jaula, y que se entrecruzan con los murmullos de la gente que llega caminando y los de las actividades cotidianas del lugar. Metros más adelante, encontramos el sonido de una fuentes, mismas que pensé que podrían ser consideradas como un sonido identitario del lugar, ya que se conforman de agua ordenada por unas estructuras diseñadas por la arquitectura, y que podría situarse como un referente espacial para aquellos que visitan esta zona:

Este centro comercial está entre calles internas y estacionamientos, por lo que el sonido de los automóviles parece no desaparecer nunca; aunque, adentrándonos más al centro comercial, es menor el volumen de este ruido, al punto de que en varias ocasiones prácticamente no lo percibí. Los silencios que de pronto aparecen se mezclan con sonidos provocados por acciones humanas: señores que lavan coches, mensajes por radio de los policías que cuidan el lugar, las charlas de los que pasan caminando, o el sonido de aire que produce una máquina desde la parte trasera el lugar conocido como Beer Factory:

Entrando a la plaza cambia radicalmente la acústica, si uno piensa que los sonidos del exterior son molestos por los autos, al interior de la plaza se escucha un sonido que podría ser aquel que define la identidad sonora de cualquier plaza comercial. A mí me resultó incomodo, ya que al tratarse de un lugar cerrado, el oído percibe ruidos que están, digamos, encapsulados en una acústica hueca que confunde muchos niveles sonoros: murmullos, ruidos de los trabajos que se realizan ahí, pasos de la gente, música…

Para conocer qué ruidos habían dentro de los locales comerciales, entré a algunos locales de la zona donde se encuentra la comida rápida. En éstos predominan las palabras de los empleados que saludan y ofrecen algo de comer, el ruido de los trastes donde se sirve la comida, la caja registradora, el sonido de las monedas con las que se paga. Son sonidos que aturden, ya que, como mencioné, se encapsulan tanto que, al tomar conciencia de la sonoridad de un lugar, pueden molestar:

La conciencia de los sonidos nos permite escuchar los cambios acústicos de un lugar a otro. Es así que en los servicios sanitarios, a diferencia de la zona de comida rápida, el sonido era menos estruendoso, llegando a parecerme un lugar tranquilo dentro del centro comercial. Se oyen las charlas, el sonido del agua, todo con mayor claridad que en otros lugares de la plaza:

Decidí entrar a la tienda Sanborns, conocida tienda departamental de México, en la que nunca había reparado en sus sonidos. Lo primero que encontré al cruzar la puerta fueron múltiples sonidos que se confundían: música, ruido, murmullos y la voz de una señorita que me saludó y ofreció unos productos de belleza. Hay distintos departamentos y es sorprendente cómo, a pesar de no tener divisiones arquitectónicas, en cada pequeña área se perciben distintos sonidos. En el área de libros, por ejemplo, existe un mayor silencio que permite identificar algunas charlas que ahí se dan, mientras que en otras, como en la de discos y electrónicos, el sonido de la música invade la zona:

Saliendo por una de las puertas de esta tienda se llega de nuevo a los estacionamientos y calles del centro comercial, donde el sonido vuelve a ser más “natural” que al interior de las tiendas, y se agradece estar de nuevo escuchando, al menos, el sonido del aire que no está encerrado por los techos de Plaza Cuicuilco.

Aquí terminó el recorrido acústico. Me sorprendió todo lo que un oído puede percibir cuando tiene una apertura al sonido, y nos permitimos racionalizarlo, además de sentirlo de una manera más consciente. Días después, cuando escuché los audios, me di cuenta de que el registro de aquella experiencia no era el mismo que mi memoria acústica recordaba, percatándome así de la importancia que tienen los aparatos adecuados y el buen manejo técnico de ellos, si queremos grabar y transmitir con mayor precisión esta experiencia sensorial. Reflexiono sobre esto porque considero que mis grabaciones no podrán nunca transmitir aquello que sentí escuchando estos sonidos.

Publicado por

Sísifo Pedroza

Artista e investigador mexicano. Radicado en la Ciudad de México. Me intereso principalmente estudiar las prácticas artísticas, primordialmente musicales, que se desarrollan al margen y/o en contra de la lógica cultural capitalista. Para ello, participo en diversos proyectos artisticos y grupos de investigacion, en los que realizo distintas tareas que van de la composición musical a la elaboración de fanzines, a la asesoría de investigación, el videoarte y la danza butoh. Soy miembro del Colaborativo MX (colaborativo.net) y redacto el blog elinstantedesisifo.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s