XIII Sonatas de Vargas y Guzmán

Christopher Avilez. Facultad de Música, UNAM.

¿Qué se gana?¿Qué se pierde?

Pros y contras de publicar el bajo continuo desarrollado

El bajo continuo es una técnica de composición y ejecución musical que perteneció al periodo, que comprende los años de 1600 a 1750, llamado barroco. El continuo se realiza con instrumentos de teclado (clavecín, órgano) o instrumentos de cuerda pulsada (arpa, laúd, guitarra). Para su elaboración es necesario poseer conocimientos de armonía y contrapunto; y para su interpretación se requieren ciertas habilidades sobre el instrumento armónico, tales como una lectura a primera vista fluida y un dominio técnico del diapasón o del teclado, entre otros aspectos que atañen a la actividad musical grupal. La ejecución del bajo continuo, durante el periodo barroco, residía en una práctica común para los músicos de aquella época; mientras que en la actualidad, el estudio, la ejecución e interpretación del mismo se logra sólo a través de programas especializados en escuelas de música con un alto nivel académico.

El proyecto “XIII Sonatas de Vargas y Guzmán” se centra en el análisis de la segunda parte del tratado, Explicación para tocar la guitarra de punteado por música o cifra, y reglas útiles para acompañar con ella la parte del bajo, escrito por Juan Antonio de Vargas y Guzmán en Veracruz (1776), y consiste en una edición en partitura con notación moderna tanto de las trece sonatas como de la propuesta del bajo cifrado, a través de dicho estudio teórico.

La cuestión es simple, un interprete de guitarra ordinario, por mencionar un ejemplo, que con buena intención aborda alguna de estas piezas e intenta ejecutar la segunda guitarra, es decir el bajo continuo, se enfrentará a una vereda llena de dudas e incertidumbres.

Aunque bien es cierto, el bajo continuo se ejecuta en la escena, quizá pueda considerarse un rubro negativo el contar con una versión impresa. Sin embargo, uno de los aspectos positivos de adentrarse a este viejo mundo del continuo es tener escrito en partitura el día de hoy lo que en algún momento el autor pretendió plasmar en su obra. Por tal motivo la música se vuelve mas accesible y al alcance de todos aquellos instrumentistas de cuerda pulsada y en el período que se interprete con mayor constancia la obra de Vargas y Guzmán acrecentará su difusión de la misma. Otro aspecto positivo de contar con un estudio teórico del tratado es el poder corroborar las reglas que nos brinda el autor.

El hecho de publicar el bajo continuo desarrollado es polémico y debatible pero al fin de cuentas este podría ser uno de muchos trabajos venideros sobre el bajo continuo en Vargas y Guzmán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s